De Zumarraga a Filipinas...
De Filipinas a Zumarraga.

Sociedad » Los reyes de la cómida rápida

La cocina filipina se encuentra influenciada tanto por las cocinas del Sureste Asiático como por la cocina española, debido a tres siglos de colonización. Este efecto se nota en platos como el lechón, la preparación de arroces con estilos similares a las paellas, y los cocidos.

 

Los filipinos, altamente influenciados por la cultura americana, están obsesionados por la comida rápida. Cada vez es más complicado encontrar un restaurante de los considerados como tradicionales. Los centros comerciales y calles principales están infectados de cadenas americanas y filipinas con este tipo de comida. La más conocida es Jollibee, una empresa filipina que cuenta con más de 750 locales, y que es la cadena más grande del sector en su país, especializada en platos como hamburguesas, pollo frito, arroz, fideos y desayunos. El mismo propietario dirige las franquicias Chowking (cocina china), Greenwich Pizza (cocina italiana), Red Ribbon (bollería) y Mang Inasal, así como la franquicia de Burger King en Filipinas. Representan la máxima aspiración de los filipinos a la hora de comer fuera, aunque no demasiados se lo pueden permitir. Para quienes no pueden, están los locales de pollo frito y las carenderías, pequeños locales donde se sirve comida barata, ya preparada, dispuesta en ollas o bandejas que ofrecen una amplia variedad de platos como el lechón, la longanissa, y diferentes guisos que tienen los sesos, intestinos, oreja, hígado, riñones… como ingredientes principales. También suelen ofrecer carne o pescado a la parrilla. Las condiciones higiénicas de este tipo de locales suelen ser escasas.

 

En la foto principal tenemos la abeja de Jolibee y abajo el campanario de la Catedral de Vigan, junto a un Mcdonalds. Un poco más abajo la famosa pizza de mango de Guimaras y por orden descendente: Sopa de Sinigang, Lomi, Calamares y Pancit Molo.