De Zumarraga a Filipinas...
De Filipinas a Zumarraga.

Sociedad » La pobreza en Filipinas

En las últimas décadas la economía filipina se ha deteriorado progresivamente, algo que han sufrido especialmente las clases más pobres del país. El caso más extremo es el de la Isla de Mindanao, la más rica en recursos minerales y agrícolas, pero en la que, paradójicamente, siete de cada diez familias viven bajo el umbral de la pobreza.

 

Es un país tradicionalmente oligárquico, con estructuras semi-feudales que persisten en la política y refuerzan los intereses de las élites de terratenientes. El mal gobierno ha contribuido a la persistencia de la pobreza. Debido a las condiciones desfavorables del país, y aprovechando su profesionalidad y dominio del inglés, muchos filipinos y filipinas han emigrado al extranjero. Esto provoca que la economía local sea muy dependiente del envío de divisas. 

El ocho de noviembre de 2013 el tifón Haiyan, uno de los tifones más potentes que jamás haya tocado tierra, azotó Filipinas. Dos años después de su paso, la pobreza aumentó hasta padecerla el 25,8% de la población del país.

 

La Autoridad Nacional de Estadísticas calcula que, como consecuencia del devastador fenómeno natural, se incrementó en 1,2% las familias de cinco miembros que viven al mes con el equivalente a 270 dólares y se clasifican como pobres. Sin embargo, entidades no gubernamentales estiman que las cifras proporcionadas están por debajo de la situación real, a falta de estudios más precisos y a fondo.