De Zumarraga a Filipinas...
De Filipinas a Zumarraga.

7107 islas » El tarsero filipino, Isla de Bohol

Es uno de los primates más pequeños del mundo. Sufre tal estrés cuando vive enjaulado que, a menudo termina golpeándose la cabeza contra los barrotes o sumergiéndola en el agua para quitarse la vida. Así es el ansia de libertad de este peculiar animal, de solo 16 centímetros de altura y enormes ojos marrones similares a los de un búho, y los más grandes en proporción a su cuerpo de cualquier mamífero.

Es una de las mayores atracciones turísticas de Filipinas por su aspecto amable, lo que no le ha beneficiado, pues durante años ha sido exportado ilegalmente para intentar convertirlo en mascota, una tarea casi imposible.

 Los cerca de cien tarseros del santuario de Bohol disponen de un bosque cercado de ocho hectáreas en el que viven en semi-libertad y donde los turistas pueden observarlos acompañados de un guía, pero tienen prohibido tocarlos. 

Gracias a sus facultades para ver en la oscuridad, potencia de salto (puede recorrer distancias de hasta cinco metros), e increíble flexibilidad en el cuello, que le permite girar la cabeza 180 grados, es capaz de defenderse de animales de mayor envergadura como murciélagos, serpientes o salamandras. Estas cualidades otorgan al tarsero filipino un instinto de supervivencia tan desarrollado que la especie ha permanecido prácticamente inalterada durante cuarenta y cinco millones de años, cuando los dinosaurios dominaban la Tierra.