De Zumarraga a Filipinas...
De Filipinas a Zumarraga.

Miguel López de Legazpi » El monumento a Legazpi y Urdaneta en Intramuros, Manila

Erigido en honor tanto del refundador de Manila y colonizador del archipiélago, Miguel López de Legazpi, como de fray Andrés de Urdaneta, experto marino y descubridor del tornaviaje (el regreso a Méjico por el Océano Pacífico).

 Su construcción comenzó justo al final de la era española, y fue terminado cuando ya estaba en manos de los norteamericanos, por lo que permaneció oculto durante décadas. Finalmente fue levantado en 1929, cerca del Baluarte de San Diego de Intramuros, y ha permanecido allí hasta ahora.

 Sobrevivió milagrosamente a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, ya que la zona fue duramente castigada. Durante el último cuarto del siglo XX fue objeto de una nueva amenaza, cuando sobrevino la decadencia urbana de Manila. El monumento entró en estado de abandono, y se convirtió en un lugar habitual usado por los indigentes para pernoctar. Incluso robaron los adornos de bronce de la base. A pesar de su abandono, este monumento es una de las pocas reliquias que quedan en pie de la preciosa Manila de antes de la guerra. Cada 24 de junio, el gobierno de la ciudad coloca en su base una corona de flores para honrar a las dos figuras. Al permanecer en pie, lo consideran un símbolo de la resistencia de los manileños, y una esperanza de que algún día la ciudad recuperará su esplendor, de la época de cuando era considerada La Perla de Oriente. Abajo podemos ver a los dos guipuzcoanos con más detalle (obsérvese como Legazpi, al igual que sucede en la estatua de Zumárraga, está pisando una máscara).